El Dolor en los Talones (Espolones)

En la búsqueda de tener un cuerpo saludable, el dolor suele ser el enemigo más común. Sin embargo, en algunos casos, pueden existir algunos beneficios biológicos en este. Las dolencias que aparecen al comienzo de una enfermedad o justo después de una herida pueden tener un papel protector, que frecuentemente nos avisa del daño que hemos sufrido.

Por ejemplo: Cuando nos torcemos un tobillo, el dolor trata de advertirnos que los tejidos blandos (e incluso el ligamento) pueden estar rozados y que continuar la actividad puede empeorar el daño.

El dolor como el que podemos sufrir en los talones nos avisa también que debemos buscar atención médica. Esta alerta es de gran importancia debido a las causas que pueden contribuir y dar pie al dolor de talón.

¿Por qué se genera el dolor de talón?

El dolor de talón es generalmente el resultado de una biomecánica defectuosa, con esto nos referimos a anormalidades en la forma de caminar, lo cual produce demasiada tensión en el hueso del talón y los tejidos blandos que se encuentran unidos a él. La tensión puede resultar tras una herida o un moretón sufrido al caminar, correr o saltar sobre superficies duras, utilizar calzado mal construido o tener exceso de peso.

Los Espolones

Una causa que muy frecuentemente contribuye al dolor de talón es el espolón, un crecimiento óseo en la parte inferior del hueso del talón. El espolón (el cual es visible con rayos X) aparece como una prolongación que puede extenderse hasta media pulgada.

Los espolones aparecen como resultado de un esfuerzo excesivo de los músculos y ligamentos del pie, el cual estira la banda de tejido que conecta el talón y la parte anterior del pie, y va arrancando repetidamente la membrana que cubre el hueso del talón. Esta condición puede ser resultado de un desequilibrio biomecánico, de correr, de simplemente hacer uso de un calzado inapropiado (o muy gastados) e inclusive por obesidad.

Maneras de prevenir el dolor en los talones

 

  • Llevar zapatos que te queden bien desde la punta, el talón, los lados y que tengan suelas que absorban el impacto, una estructura rígida y contrafuentes que den el soporte necesario.
  • Hacer uso del calzado adecuado para cada actividad.
  • No utilizar zapatos con suelas o tacones muy desgastados.
  • Prepararse adecuadamente antes de realizar la actividad física. Hacer ejercicios de calentamiento y estiramiento antes y después de correr.
  • No subestimar la necesidad de descanso y nutrición apropiada del cuerpo. Sentir un cansancio extremo no es algo normal, preparar la rutina adecuada para nuestra condición física será siempre la mejor opción.
  • Si se sufre de sobrepeso u obesidad, lo ideal será una dieta balanceada que ayude a eliminar esos kilos de más.
  • Utilizar plantillas ortopédicas mejorará la postura y, con su debida adaptación, servirá para disminuir el dolor por espolón.

¿Te interesaría conocer más sobre lo que hacemos en Feet10¡Contáctanos! Si deseas más información puedes enviarnos un mensaje por WhatsApp en el siguiente link http://bit.ly/f10whatsapp o llamándonos al +52 (33) 18124493.

Tagged under: