El Embarazo y el Pie Plano

El dolor en los pies es muy común en mujeres embarazadas.

“Después del embarazo el pie me creció una talla”, “desde que me embaracé ya no me quedaban igual los zapatos y tuve que comprar unos nuevos”.

Las anteriores son frases que probablemente has escuchado provenientes de mujeres que estuvieron embarazadas y sufrieron algún tipo de alteración en sus pies, pensando que el pie les creció.

Pero, ¿en realidad el pie crece cuando una mujer se embaraza?

La respuesta a esta pregunta es: No. El pie no “crece” ni durante, ni después del embarazo. ¿Qué es lo que pasa entonces? De eso hablaremos a continuación.

Durante la gestación hay muchas cosas que pueden llegar a desesperar a una mujer embarazada, entre ellas está la hinchazón y el dolor de pies que suele afectarles desde las primeras semanas. Esto sucede debido a que el aumento de peso durante el embarazo altera el centro de gravedad de la mujer, lo que inserta presión en las rodillas y en los pies. Es por eso que es muy común que se debiliten los arcos de los pies, es decir, que se sufra de pie plano por lo cual se podría pensar que el pie a aumentado su tamaño.

De no tratarse, esta condición puede devenir en afecciones más serias como una fascitis plantar o una metatarsalgia provocando así un dolor aún más intenso.

Para evitar lo anterior existen diferentes consejos como los cuales te daremos en unos párrafos más.

Otro problema común es la hinchazón, o edema, provocada por problemas circulatorios provocados por la presión del útero creciente. Usualmente esto sucede en el tercer mes de gestación y no es un tema para alarmarse entre los médicos a menos que la hinchazón afecte otras partes del cuerpo como lo serían las manos y los pies.

Masajear tus pies al menos una vez al día ayudará a reducir la molestia e hinchazón.

Aclarado ya este tema, procedamos a los consejos.

¿Qué puedo hacer para aliviar estas molestias?

 

  • Eleva tus pies lo más seguido que puedas, al menos 2 veces al día por 5 minutos. Esto ayudará a que tus pies liberen presión así como a la circulación de la sangre en ellos.
  • Usa calcetas (o medias) sin costura visible. Estas calcetas son muy útiles pues no restringen la circulación de la sangre en tus piernas ni, evidentemente, en tus pies.
  • Si vas a conducir un automovil por un largo periodo tómate descansos prolongados para estirar las piernas y estimular la circulación.
  • Utiliza plantillas ortopédicas. Estas te serán de muchísima utilidad pues te ayudarán a mantener la forma del arco, así como a distribuir el peso equitativamente en cada paso que des. De esta manera evitarás lesiones y le darás un soporte increíble a tu arco.
  • Come de manera equilibrada y evita alimentos que tengan mucha sal, pues estos ocasionarán únicamente que retengas líquidos.
  • Si la molestia persiste, consulta a un médico.

 

Te recordamos que en Feet10 contamos con nuestras plantillas Walk las cuales son altamente recomendadas por expertos para mujeres que han estado o están embarazadas. ¿Te interesaría saber más sobre esto? ¡Contáctanos! Si deseas más información puedes enviarnos un mensaje por WhatsApp en el siguiente link  http://bit.ly/feet10WA o llamándonos al +52 (33) 18124493.

Tagged under: