Los Dedos en Garra: Causas, Síntomas y Tratamientos.

Los dedos en garra pueden describirse como una deformidad que se produce en los dedos de los pies (excepto en el hallux, el dedo gordo), esta deformidad es producida debido a que la articulación metarsofalángica se estira de una manera excesiva y las articulaciones de la parte extrema y media se flexionan.

El nombre de esta patología está relacionado completamente con el aspecto físico del pie, ya que esta deformidad hace que se asemeje a la garra de un animal.

Existen 2 tipos de dedos en garra:

  • Garra flexible, en la cual al manipular el dedo podemos lograr su extensión.
  • Garra rígida, donde no podemos corregir la deformidad ni siquiera al extender el dedo. En la mayoría de las ocasiones, la deformidad es flexible en su etapa más temprana pero conforme va evolucionando la patología puede pasar a ser semirrígida hasta convertirse en garra rígida.

¿Cuáles son las causas de los dedos en garra?

Una de las causas puede ser, como muchas otras patologías en los pies, su origen congénito. En este caso, se puede diagnosticar a tiempo. Se aconsejará al paciente sobre los zapatos que se deben de utilizar y los tratamientos, de los cuales hablaremos a continuación.

Utilizar calzado inapropiado que comprimen los dedos, como los zapatos de tacón, de punta muy estrecha o muy ajustados, hacen que se produzca un desequilibrio en tendones y músculos el pie favoreciendo así la formación de esta deformidad. Cabe destacar que si bien el tipo de calzado utilizado influye en gran medida al desarrollo y evolución de la patología, no todas las personas que utilizan este tipo de calzado desarrollan dedos en garra.

Problemas musculares o articulares producidos por juanetes, pies cavos, pies planos, pies valgos o lesiones que han afectado el hueso pueden ser causas que provocan los dedos en garra.

Síntomas de esta patología

Existe la posibilidad de que el paciente no perciba la patología ya que los dedos se van desviando lentamente y no se reflejan estéticamente hasta tiempo después. Sin embargo, existen otras señales que nos alertan de que sufrimos de esto como lo son:

  • Durezas y callos en dorso.
  • Pulpejo de los dedos afectados producidos por el roce excesivo de estos con el calzado.
  • Dolor en la práctica de deporte.
  • Inflamación en las articulaciones interfalángicas.
  • Dolor en la punta del pie, el cual molesta a la hora de realizar actividades de la vida cotidiana como caminar cuesta arriba o cuesta abajo.

Entre los tratamientos existen diferentes tipos dependiendo del grado de deformidad y rigidez. A continuación les hablaremos de algunos de estos:

  • Plantillas ortopédicas. El uso de plantillas ortopédicas como las de Feet10 cuentan con un botón retrocapital, el cual ayuda a la elevación del arco transverso dejando los dedos en una posición de relajación.
  • Estiramientos. El estiramiento de los músculos extensores y flexores es recomendable ya que así se evita el agarrotamiento, encontrando la posición correcta para los dedos.
  • Uso de ortesis de silicona. Su uso a medida ayudan a corregir y frenar el avance de la formación de los dedos en garra. Este tratamiento puede ser determinante en la niñez y la adolescencia ya que el dedo en garra será flexible y se reducirán los síntomas de la deformidad, evitando así que sea algo de gravedad para la salud del paciente.

¿Te interesaría conocer más sobre lo que hacemos en Feet10¡Contáctanos! Si deseas más información puedes enviarnos un mensaje por WhatsApp en el siguiente link http://bit.ly/f10whatsapp o llamándonos al +52 (33) 18124493.

Tagged under: